domingo, 28 de agosto de 2011

EL CONOCIMIENTO


La lectura, la otra parte de lo escrito. Nos resulta tan habitual, lo tenemos tan asumido, que llega a pasar desapercibido para nosotros. Donde estaría ahora la humanidad si no  hubiese alcanzado a descubrir este sistema para comunicarnos. Lo cierto, es que de un sistema para registrar datos, se ha convertido en la base para trasmitir el conocimiento indispensable para la forma que hemos ideado para vivir. Pero va más allá aun, es un placer, una pasión, hasta una devoción,  ¿porque esa pasión por conocer...?  

domingo, 21 de agosto de 2011

SIMBOLOS


El lenguaje de los símbolos. Los humanos...  apiñamos cada vez en grupos mas numerosos y enrevesados, tanto que  hemos tenido que desarrollar un lenguaje compuesto de símbolos cada vez más complejos y para el que necesitamos mucho más tiempo de aprendizaje que el que necesitaban, sin ir más lejos, nuestros abuelos. Una imagen tan gráfica como esta nos proporciona gran cantidad de información con tan solo dedicar unos segundos para observarla.

viernes, 12 de agosto de 2011

HISTORICOS



Cada cultura intenta dejar su propia huella en su momento en el tiempo. Civilizaciones, llamemos las así, van sumando su impronta una tras otra en los mismos lugares  dando lugar a una amalgama de estilos y formas, unas más acertadas que otras, según el punto de vista con el que se mire, estético, político, artístico... no dejan de ser unas de las miles posibles formas de mirar  que existen. A pesar de ello el Sol las ilumina un día tras otro desde su comienzo. 

lunes, 8 de agosto de 2011

UNA SONRISA



Llueve, esta tarde de verano ha dejado caer de repente unas gotas de agua desde el cielo. Nada que impida el paseo bajo la protección del paraguas. La juventud, la vitalidad que implica, la fiesta que se entrevé llegar, los largos días de vacaciones, los amigos… Reunidas, todas las cosas que hacen que nazca una sonrisa.  

viernes, 5 de agosto de 2011

FOTOGRAFOS


Fotógrafos ¿Que nos mueve a coger la cámara y ponernos a buscar sin descanso? ¿Por qué ese afán de registrar momentos volátiles e irrepetibles?
Como dijo  Henri Cartier-Bresson, “Los fotógrafos trabajamos con cosas que se desvanecen continuamente, y, una vez       desvanecidas, no hay en el mundo artificio alguno que pueda devolvérnoslas”
Quizás la respuesta sea simplemente que movidos por un exiguo egoísmo queramos conservar para nosotros, para siempre, ese momento que de alguna forma nos cautivo, atrapo nuestra atención o despertó nuestro interés… y ambicionemos llevárnoslo con nosotros a casa. Es posible que pretendamos que ese instante no acabe nunca, no se disuelva en el tiempo, que perdure eternamente ¿Pero, por qué mostrarlo a los demás? ¿Por qué comunicar a los demás esas sensaciones que se avivaron en ese instante?